RAZONES POR LAS QUE SE NESESITA UN LOCAL AL INICIAR SU NEGOCIO.




Muchos son los emprendedores ven ahogadas sus ilusiones de un negocio propio por los altos costos que implica la renta de un local comercial. Y no es para menos pues son varios los factores que se deben considerar antes de rentar un local u oficina para tu negocio.

Muchos emprendedores se afanan y caen en trampas financieras por el hecho de pensar que necesariamente necesitan un local comercial para que su negocio camine sobre ruedas.
Lo cual es un mito, y desde luego que esa debe ser una de las metas, sin embargo como tal, debe ser planificada y programada para lograrlo gradualmente y al ritmo de crecimiento del negocio.

Rentas demasiado altas. La renta de un local varía de acuerdo a su ubicación. Si el tráfico de personas es mayor la renta también lo será. Esto puede ser una ventaja siempre que se aproveche ese tráfico ofreciendo productos ideales para el tipo de mercado que circula. De lo contrario, el alto costo de la renta puede ahogar tus ingresos.
Costos de acomodación del local. Dependiendo del tipo de local, oficina o kiosco que busques, en muchos casos el arrendante te ofrece el mismo con la condición de que le hagas las adaptaciones físicas que necesite, y que pueden ser: iluminación, piso, líneas telefónicas, pintura, decoración.
Costos de publicidad. Luego de arrendado y acondicionado tu local, entonces debes hacer que se vea. Y esto implica otros costos como publicidad y rotulación. Debes considerarlos dentro de tu presupuesto.
Costos legales de arrendamiento. Dentro de la renta del local regularmente deberás considerar los costos del contrato de arrendamiento así como los depósitos correspondientes por concepto de garantía para daños y protección del arrendante. Esto equivale regularmente a una o dos rentas adicionales. Esto sin mencionar los costos de investigación de referencia de crédito que te realizan.
Costos de mantenimiento. También debes de considerar los costos de mantenimiento del local que regularmente son cuotas establecidas por los centros comerciales o edificios donde arrendas tu local.
Costos de seguridad. Adicionalmente, dependiendo de la zona o ubicación del mismo, también debes incluir costos de vigilancia y seguridad para el resguardo de tus bienes. Esto incluye servicios de patrullaje, alarmas, circuitos cerrados de cámaras, etc.
Cumplimiento de contratos. Regularmente los contratos de arrendamiento son de uno o dos años como mínimo, lo cual representa un compromiso a largo plazo. Si en algún momento tu negocio no despegara como lo tienes proyectado, esto puede convertirse en una carga muuuy pesada de la que será difícil despojarse.
Cumplimiento de horarios. Ya sea porque el centro comercial lo requiera o porque tus mismos objetivos de ventas lo necesiten, usualmente te verás forzado a cumplir con ciertos días y horarios mínimos que indirectamente pueden significar la contratación de personal para atender tu negocio. Debes considerar estos costos en tu presupuesto.
Restricciones comerciales. Recuerdo que hace algunos años tuve una tienda de accesorios de computación en un local dentro de un supermercado. En un momento dado, quise implementar la venta de teléfonos celulares y recargas de tiempo pero la administración del supermercado me lo impidió con el argumento de que nos convertíamos en competencia directa de ellos. Así que no tuve alternativa. Debes tener muy claro las restricciones posibles que el arrendante establezca.
Mercado inapropiado. Cuando rentas un local, debes realizar un estudio de mercado que te garantice que el tráfico de personas que pasarán frente a tu negocio es el apropiado para tu producto. Rentar un local donde la gente no se interesa por tu producto o simplemente no pueden pagarlo, solo singificará pocas ventas y a la larga, cargas financieras que podrías haber evitado.ESTO SALE DESPUES

Sitios de Interes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...